Un cambio de perspectiva

22-May-2019

Cada uno de nosotros tiene su forma particular de ver las cosas, las situaciones y incluso a las personas. Cada uno tenemos nuestra propia perspectiva y esto es maravilloso.

 

Sin embargo, muchas veces caminamos por el mundo sin consciencia, alejados del presente y desconectados de nosotros mismos, en cada una de nuestras interacciones o con ciertas situaciones vamos repitiendo hábitos, reacciones o patrones, que se has ido formando por nuestras propias experiencias y aprendizajes.

 

 

¿Qué pasaría si decides hacer un cambio de perspectiva?

 

Seguro que más de una vez lo has experimentado, cuando necesitas resolver o encontrar una solución a alguna situación, te propones un cambio de perspectiva como una intención de encontrar un nuevo enfoque, una solución creativa, un camino diferente y probablemente esto sucede. Ya lo dice esta famosa frase:

 

 

“Locura es hacer la misma cosa, una y otra vez, esperando obtener diferentes resultados”

(Albert Einstein)

 

Nos damos cuenta entonces que existen muchas formas que hacer y ver las cosas, y esto nos abre nuevas posibilidades no sólo hacia la observación de nosotros mismos, sino también hacia los demás. Nos hace más compasivos, receptivos y abiertos a nuevas propuestas, a nuevos aprendizajes. Nos permite realizar cambios o ajustes que nos aporten y ayuden a vivir una vida más tranquila y feliz.

 

 

¿Y esto que tiene que ver con el yoga?

 

Yoga hacia la vida misma, va más allá de lo que hacemos sobre la esterilla y si bien es cierto nuestra práctica de asanas, meditación o respiración nos regalan muchas cosas, ¿qué sería de todo este aprendizaje si se quedara ahí?

 

Cada vez que nos colocamos sobre nuestra esterilla nace una nueva oportunidad de observarnos, reconocer nuestros patrones físicos y mentales, son una invitación a cambiar la perspectiva, desde afuera hacia adentro o viceversa, en cada asana (ya sea un perro boca abajo, una torsión o una invertida), en cada respiración, en cada meditación.

 

 

 

 

¿Y cómo lo practico en mi día a día?

 

Quizás no sea necesario estar en una situación extrema o difícil para plantearte un cambio de enfoque. Te propongo incluirlo como parte de tus días y regalarte un instante creativo y de observación, escoge algún pedacito de tu rutina y hazla de una forma diferente a lo habitual. Empieza por algo sencillo como cambiar de acera por donde caminas, tomarte hoy una infusión en lugar de un café, leer al aire libre en lugar de en casa, escoger una nueva ruta camino a algún lugar y poco a poco escala en tu ejercicio, estoy segura de que esta propuesta te regalará algo nuevo, que está ahí listo para que lo puedas descubrir.

 

 

¿te animas a experimentarlo? Cuéntame cuando quieras aquello que te ha ocurrido, cómo te has sentido, lo que has descubierto!

 

 

Namasté,

yliP

 

Compartir
Me gusta
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

​© 2017 by Inti & Killa Yoga