Lo que el Jerte me dejó...

14-Apr-2018

El pasado fin de semana, estuve compartiendo con unos yogis preciosos nuevas historias y momentos felices en el Valle del Jerte (Extremadura-España), bendecidos por haber podido ver las primeras floraciones de los cerezos, floración que sólo dura unos días. Tuvimos prácticas de yoga, meditación, comida vegana, caminatas, risas..., en un retiro de yoga organizado por dos amigos y yogis muy queridos: Bea y Manuel.

 

Hace un par de meses nos juntamos en Madrid a compartir un cafecito, cuando en medio de la conversa me pidieron apoyo en su retiro y encargarme de la comida, esto me sorprendió mucho y mi respuesta fue: ¿qué fecha?, bastó mirar mi calendario para ver si estaba libre y el resto simplemente sucedió. La idea me pareció un gran reto porque no estoy acostumbrada a cocinar para tantas personas, en mi hogar somos dos, sin embargo, desde el primer momento todo el desarrollo del menú, sus pruebas y ejecución estuvieron llenas de amor.

 

Esto me llevó a pensar en todas las experiencias por las que hemos pasado, ellas nos han preparado, nutrido, llenado de habilidades, de las que a veces no somos conscientes o quizás no de su magnitud y que luego, en el momento en el que conectamos con ellas, simplemente afloran, salen a la luz y quizás, como a mí, te sorprendan, llenen de alegría y te sumerjan en un estado de total gratitud por lo aprendido.

 

Esta experiencia me dejó grandes regalos y hoy quiero compartir contigo tres de ellos:

  1. Invitarte a seguir aprendiendo nuevas habilidades, probar nuevas actividades, rodearte de personas que te inspiren e ir encontrando tu propia voz, es un camino que no acaba y eso es lo más bonito. Y sobre todo, te invito a reconocer tus habilidades, lístalas si necesitas leerlas de cuando en cuando, para recordarte que eres un ser único y especial…reconócete y ámate.

  2. “Cuando las cosas se hacen con amor, no pueden salir mal”, frase que me regaló mi amiga Laurie, días después, cuando le comentaba cómo había salido el tema de la comida el fin de semana en el retiro. Y nada más cierto que eso, todo estuvo rodeado de amor desde el inicio hasta el final y ese siempre será el ingrediente “secreto” para todo lo que hagamos.

  3. No estamos solos, déjate ayudar, pide ayuda si lo necesitas y ofrece tu ayuda si alguien lo necesita. En la cocina, este fin de semana, como en la vida. Solos podemos hacer muchas cosas y acompañados muchas más. No tengas miedo a pedir ayudar y mucho menos a dejarte ayudar, en comunidad podemos lograr mucho y la experiencia es diferente. Ofrece tu ayuda si alguien lo necesita, tiendo tu mano desde el corazón, se compasivo.

 

Gracias a Manu y Bea por contar conmigo para esta aventura y Gracias a los que participaron, me ha encantado conocerlos y compartir con cada uno, que nuestros caminos se vuelvan a juntar.

 

 

 

Namasté

Compartir
Me gusta
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

​© 2017 by Inti & Killa Yoga